Punción seca
Punción seca
Punción seca

El método de punción seca va encaminado al tratamiento de los puntos gatillo. Un punto gatillo miofascial es un punto especialmente doloroso dentro de una banda tensa palpable de músculo esquelético.

Puede evocar un dolor referido característico, restricción motora y debilidad de forma espontánea. Además puede dar un dolor irradiado (como por ejemplo dolor de cabeza).

La idea es tratar esta zona de contractura máxima (punto gatillo miofascial) mediante la introducción de una aguja, indicada para esta técnica, en el punto gatillo. Esto hace que el sistema nervioso central comience un proceso de regeneración de este músculo dañado de forma que llegan más nutrientes, y si la punción ha sido acertada, el músculo se relaja en su totalidad y desaparecen síntomas como el dolor local y el irradiado.

La punción seca es la técnica más inmediata de terminar con el punto gatillo. Nuestra experiencia nos dice, que prácticamente en todas las lesiones y patologías, aunque tengan causas diferentes, se acaban activando ciertos puntos gatillo a nivel muscular, por lo que es un complemento idóneo para la terapia manual.

  • Indicaciones:
    • Cervicalgias
    • Lumbalgias
    • Dorsalgias
    • Lesiones deportivas musculares: contracturas, elongación muscular, etc.
    • Tendinopatías
    • Artrosis: en cada articulación afectada se activan distintos puntos que desencadenan un dolor independiente al propio daño intraarticular.
    • Lesiones de hombro: supraespinoso, manguito de los rotadores…
    • Dolores de cabeza y cráneo